La naturaleza enferma

José María Beltrán Gómez

Acabamos el apartado anterior con unas palabras de Miguel Delibes y comenzamos este otro, con las palabras de un economista y escritor llamado José Luis Sampedro, que nos dice: “La causa de la destrucción ambiental no es el desarrollo, sino este desarrollo. No habrá oposición entre progreso y ambiente tan pronto como el progreso sea verdaderamente humano”.
Nuestra idea de seguir explotando unos recursos que enferman a la naturaleza, a nuestro medio ambiente y por tanto nuestra vida y no de no buscar vías de conseguir un equilibrio ecológico hace que nos lleguemos a preguntar, a día de hoy, si: ¿es aire lo que respiramos?, ¿es agua lo que llevan los ríos?, y lo que comemos, ¿dónde y cómo crece?
Sin duda, nos hemos olvidado que del agua, el aire y el suelo depende la vida en la Tierra, y nuestra especie y cultura muy especialmente. Parecemos ignorar que la Tierra es redonda y que todos navegamos en el mismo barco. Ante los problemas globales a los que nos enfrentamos no puede haber ganadores y perdedores. La suerte de unos será la suerte de todos.
La utilización continua de combustibles fósiles, provoca la emisión constante de gran cantidad de sustancias a la atmósfera, provocando diversos efectos (efecto invernadero y el calentamiento global, deterioro de la capa de ozono, lluvia ácida, etc.) muy conocidos entre todos nosotros y que tanto nos repiten en diversos medios de comunicación, pero que en ningún momento llegamos a considerar como problema nuestro. Hemos llegado a considerar que ese problema corresponde a otro y convivimos con ello sin preocupación alguna. Estamos logrando que el aire se vuelva gris y no es para que nos lo tomemos a broma y comencemos, de una vez, a luchar y buscar alternativas más factibles para evitar su deterioro y lograr un progreso más humano. Debemos de sentir y saber que:

El aire es la riqueza más preciada del hombre. El ser humano puede sobrevivir sin alimento durante semanas e incluso meses, sin agua tan sólo unos días, pero unos pocos minutos sin aire pueden acabar con su existencia

(Michael Walsh).

3 comentarios

  1. […] recientes Las energías renova… en La naturaleza enfermaLas energías renova… en BibliografíaLas energías renova… en ConclusiónLas […]

  2. […] recientes La naturaleza enferm… en Las energías renovables y el …La naturaleza enferm… en El […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: